Hay cientos de memorias USB escondidas por el mundo

La idea es de Aram Bartholl, un artista alemán que buscó crear una red P2P anónima (“peer to peer” en inglés, o sea de igual a igual), con el objetivo de que se pudiera intercambiar archivos sin usar Internet. Para ello, se lo ocurrió colocar unidades USB en lugares de acceso público

Esas memorias tienen un nombre: dead drops.

¿Cómo participar del proyecto? Un instructivo indica a los usuarios una serie de once pasos a seguir, desde procurarse un ‘pendrive’ hasta hacer un agujero en la pared externa de un edificio público donde colocar la unidad de memoria.

Leer mas…

Fuente: Infobae

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com