Un republicano prácticamente desconocido y que nunca se había presentado antes a unas elecciones, Evan McMullin, anunció este lunes su intención de competir por la presidencia estadounidense como alternativa al candidato oficial conservador, Donald Trump. El exagente de la CIA, que se ha declarado abiertamente anti-Trump, se convierte así en la última esperanza de los conservadores que se resisten a que el magnate y showman neoyorquino intente ocupar la Casa Blanca en su nombre.

“En un año en el que los estadounidenses han perdido la fe en los candidatos de los dos principales partidos, ha llegado la hora para que dé un paso al frente una generación nueva de líderes”, abundó McMullin en un comunicado remitido a la cadena ABC. “Nunca es demasiado tarde para hacer lo correcto, y Estados Unidos se merece algo mucho mejor que lo que Donald Trump o Hillary Clinton pueden ofrecernos. Me ofrezco humildemente como el líder que puede darle a millones de estadounidenses desafectos una alternativa conservadora a la presidencia”, agregó. Poco después, se daba a conocer su página web oficial para la presidencia, con el logo que también ha adoptado en su cuenta de Twitter, que de unos pocos cientos de seguidores pasó a tener más de 10.000 en menos de tres horas.