Nuevos propósitos: 12 meses, 12 causas para una vida más sana y feliz

Cuando todo el mundo se pone a pensar qué objetivos podemos esgrimir de cara al nuevo ańo nosotras también nos ponemos a pensar en qué manera podemos contribuir a crear una lista de propósitos plausibles y que nos hagan estar más sanas. Aquí va nuestro planning para ser más felices.

Leyendo el libro de María Tolmo, “100 ideas para una vida más sana y natural” (editorial Cienx100) descubrimos cómo ayudarnos a que construir un 2018 más healthy y cargado de bienestar y positivismo.

Creamos un calendario, en el que mes, a mes tendremos un fin y te ayudaremos a conseguirlo. ¿Te sumas a nuestro reto?

  1. Tomamos la decisión de tener una vida más sana y natural. Es el título del libro que me acompaña en la mesilla estos días y que se ha convertido en la bandera del canal fitness. Para ello párate a pensar, apaga el teléfono y coge un cuaderno. Analízate: ¿estás triste? ¿eres feliz? ¿qué no te gusta? ¿qué sí? Apunta tus puntos positivos, los tienes aunque muchos no los veas y anota aquello que quieres cambiar o que te produce malestar. Quizá es esa amiga que te quita energía o ese alimento que te sienta mal cada vez que lo comes o incluso ese color de jersey que tan poco te favorece. Puedes ser lo trascendente que quieras o necesites. Una vez hayas apuntado todo, recuerda, no tienes prisa, ese tiempo de análisis es un regalo para ti. Ya conoces tus metas, ahora, traza un plan para conseguirlas. Nosotras desde aquí te ayudaremos con coaches, libros y noticias inspiradoras, y así cada mes.
  2. La salud empieza por tu plato. No hablamos de dietas (salvo que necesites perder peso por salud) nos referimos a ¿estas comiendo lo que te va bien? Hay determinados alimentos que según tus hormonas o tipo de forma corporal te pueden estar haciendo más mal que bien. Algunos de los tips que te mostraremos pasarán por consejos como: aumenta la proporción de vegetales hasta un 85%, busca productos naturales, huye de alimentos procesados, come despacio (no lo hacemos), mastica bien porque te ayudará a comer menos y digerir más (hay que hacerlo hasta 40 veces), siéntate para comer y agradece que tienes la posibilidad de alimentarte cada día, es una obviedad del primer mundo de la que no todos gozan.
  3. Minimiza el azúcar refinado. Sí, nos metemos en esa guerra. Desde TELVA ya te dimos opciones para disminuir o sustituir el azúcar refinado. La OMS también se hace eco de esta problemática, ha reducido su consumo a 6 terrones al día. Seguramente piensas que tú no consumes tanto, pero si te digo que se encuentra escondida en bebidas, productos light, salsas o panes en lonchas… tus cuentas no cuadrarían. Volvemos a insistir, huye de productos procesados y si el café es muy amargo, ponle miel. Vuelve a la alimentación de nuestros bisabuelos. Lo natural antes que lo industrial.
  4. Sí al limón. No hablamos ni de dietas alcalinas, ni macrobióticas. El agua con limón nos ayuda a desintoxicar nuestro organismo, alcalinizar la sangre y tonificar el sistema digestivo. Tiene vitamina C, es antioxidante y nos ayuda ano producir radicales libres, ¡pon un limón en tu vida!
  5. Vuelve a las infusiones. Nos ayudan a sentirnos mejor y tienen más beneficios de los que te imaginabas, solas o combinadas son un cóctel súper interesante de cara mimarte por dentro y por fuera. Conviértelas en un ritual, en tu momento. Disfruta de parar y sentarte a prepararla y beberla. Huye de las que ya venden embotelladas y redescubre el placer de cómo te envuelven sus aromas y cómo calientan, en invierno, o enfrían, en verano, tu cuerpo. Además de que las tisanas han sido siempre potentes aliados de salud desde los inicios de la medicina oriental.
  6. Menos es más. Simplifica tu vida, tu entorno, tu maraña de pensamientos. El nuevo mal de nuestra era es el “no tengo tiempo” pero la realidad es que puede que no estés invirtiendo el tiempo en aquello que verdaderamente necesitas. No queremos que te vuelvas minimalista, si quieres sí (yo ya lo soy un poco desde aquel documental de Netflix), pero sí queremos que te sientes a pensar qué es lo que te roba tiempo y lo califiques en una escala de valores. ¿Te merece tanto la pena? Piénsalo.
  7. Gimnasia facial. El yoga facial te ayudará a prevenir el deterioro de tus facciones, la pérdida de elasticidad o flacidez se puede compensar si entrenas, también, los músuclos del rostro. ¿Cómo? Con los tutoriales de gimnasia facial. Busca 10 minutos y siéntate delante de un espejo y practica. Pierde la vergüenza, cuando empieces a ver los resultados, te reirás de tu versión que no se atrevía. Conseguirás que esos músculos, poco trabajados, recuperen su fuerza y tono.
  8. Dormir. Más allá del mítico “beber agua y dormir mucho” de las modelos, hay más verdad de la que te imaginas tras un sueño reparador. Tal y como te explicamos tras los beneficios de la siesta hay todo un universo de células y órganos que se benefician del descanso. Si no duermes bien, nada funciona a pleno rendimiento. Dicen que envejeces antes y es que, por ejemplo, las células de la piel no pueden realizar todo su proceso de regeneración nocturno y eso se traduce en una piel estresada, sin luz y agotada. No te sientas culpable por estar cansada y vete a la cama pronto. Tu humor, tu cuerpo y tu mente te lo agradecerán.
  9. Corrige tu postura. ¿Te has dado cuenta de que andamos como tortugas con la cabeza queriendo tocar la línea de meta? No por ir así llegaremos antes a los sitios ni por ir encorvados vamos a gastar menos energía cuando estamos cansadas. Ya nadie anda recto, tenemos posturas viciadas, dolores de espalda y cervicales constantes y nuestra columna no es flexible. El yoga, los abdominales hipopresivos y los ejercicios de espalda en el gimnasio o nadar nos pueden ayudar a conseguir elevar nuestra posición. Además, una postura erguida nos ayudará a sentirnos más seguros y anclados en el suelo. Además, piensa ¿quién quieres ser: la persona que derrotada se arrastra por la calle o la que anda a paso firme recta como una palmera?
  10. Medita. Recoloca tu día y busca 11 minutos para la prospección y aprende a meditar. Lo primero es que no pienses que es tan fácil como en las películas o en los templos hindúes. Cada uno tiene un camino y un sistema, debes educar a tu mente a dejar de producir pensamientos enmarañados que no llegan a ningún sitio. Una vez que hayas logrado deshacer todos esos nudos lograrás alcanzar paz y alcanzar la creatividad de la libertad. Sigue nuestra guía de meditación y deja que esta práctica plante una semilla en ti, notarás en 15 días los beneficios, eso sí, debes perseverar si quieres que sean cada día mayores y duraderos.
  11. Quiérete tal y como eres. Plenamente conscientes del bombardeo consciente de estereoptripos inalcanzables o no, debes saber que ante todo estas tú y debes quererte tal y como te sientes, te ves y te quieres. Respétate, ámate porque este cuerpo es el que tienes para bailar por la vida, no le machaques, da gracias por lo que tienes, busca como sentirte bien con él y ámale desde el deporte, la alimentación saludable y la ropa que más te favorezca. Vuelve a ver el documental que abre los ojos, Embrace, y rodéate de gente que quieres por como son y así te lograrás amar por las mismas razones.
  12. Coherencia. Adiós hipocresía, mentiras y fantasías inalcanzables. La verdad es la mejor y más dura de las medicinas. Alégrate de verdad, no lo digas por compromiso, te hará sentir mal, se sincera contigo y con los demás – sin perder la educación y el respeto -. Busca hacer y decir aquello que va con tus creencias. No dejes que te gobierne la cara B de tu pensamiento, si te posee el subconsciente, escúchale, hay algo que te quiere decir. Vive en orden a tus pensamientos y no en pos de tener un muro de instagram fabuloso.

 

Fuente: Telva

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

There was an error fetching the feed.

WP Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com