Las nuevas revelaciones que intensifican el misterio de la muerte de la pareja de multimillonarios

El asesinato de una pareja canadiense acaparó recientemente los titulares de los medios de comunicación de todo el mundo.

Barry y Honey Sherman eran unos acaudalados empresarios originarios de la ciudad de Toronto, quienes fueron hallados muertos junto a la piscina de su casa el pasado mes de diciembre.

Su muerte ha conmocionado a Canadá. Hasta el primer ministro Justin Trudeau asistió al funeral de la pareja, junto con otras 10.000 personas.

Él tenía 75 años y ella, 70. Y los detalles revelados por la policía esta semana sobre cómo fueron hallados -ahorcados por un cinturón masculino- han profundizado el misterio en torno de su muerte. Sobre todo porque no hay un motivo aparente ni un sospechoso a la vista.

Las autoridades comenzaron a investigar la muerte como un posible “doble asesinato”.

Pero, ¿quiénes eran Barry y Honey Sherman?

En un libro de memorias que nunca fue publicado, Barry Sherman -quien era considerado el decimosegundo hombre más rico de Canadá- escribió: “Siempre fui consciente de mi mortalidad”.

Esas reflexiones, que se hicieron públicas por un caso judicial, revelan la personalidad de un hombre con profundos pensamientos que no creía en Dios, sino que el libre albedrío era una ilusión y la vida no tenía “sentido o propósito“.

Ahora, esos escritos ofrecen una visión de la intimidad de esta pareja y aportan datos que quizá permitan esclarecer su muerte.

Hasta ahora, las autoridades no han dado el nombre de ningún sospechoso y menos aún un motivo detrás de los presuntos asesinatos.

Los Sherman eran una pareja bastante conocida entre la mayoría de los canadienses, por un lado debido al emporio que había fundado Barry, Apotex Inc., una empresa farmacéutica de drogas genéricas, y por otro lado por sus generosos aportes a la caridad.

En su funeral, uno de sus hijos afirmó que ambos eran como el “yin y el yang”.

“Ellos conformaban un círculo que incluía todo lo que importa para un ser humano. Ninguno de los dos era perfecto, pero juntos eran una pareja equilibrada y excepcional”, dijo Jonathan Sherman.

Barry se confesaba “un adicto al trabajo”, alguien que se ocupaba de los asuntos laborales incluso en las vacaciones.

También era un ateo enardecido, un hombre de negocios agresivo y un padre amoroso pero a menudo ausente.

Mientras que Honey era una mujer cálida, “el imán” que mantenía a la familia unida, una amante de las fiestas que siempre se negó a que un cáncer de garganta o una artritis dolorosa le dañaran un buen momento o interfirieran con su trabajo de caridad.

Se conocieron en 1970 y se casaron al año siguiente. Y tuvieron cuatro hijos.

Leer más…

Fuente: MSN

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

There was an error fetching the feed.

WP Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com