Salud dice 88% de muertes maternas fueron evitables

El Ministerio de Salud aplicará sanciones que van desde amonestación escrita hasta la cancelación del exequátur y la destitución de los médicos que, previa investigación, hayan incurrido en negligencia, incompetencia o negación de servicio que deriven en muertes maternas y/o infantiles, o causen daño permanente a la madre o al bebé.

El anuncio fue hecho ayer por la ministra de Salud, Altagracia Guzmán Marcelino, quien destacó que el nuevo reglamento disciplinario persigue frenar la alta tasa de mortalidad materno–infantil, que el año pasado arrancó la vida a 120 mujeres en estado de gestación en el sector público y a otras 37 en las clínicas privadas del país.

Según la ministra de Salud, el 88% de las muertes auditadas fueron catalogadas como evitables y asociadas a la calidad de la atención. La mayoría se concentran en el Gran Santo Domingo y las regiones Este y Cibao Norte. Mientras que las maternidades de La Altagracia y Los Mina, así como los hospitales Estrella Ureña de Santiago y Vinicio Calventi de Los Alcarrizos son los centros que acumulan la mayor cantidad de casos.

Casos serán auditados por Comité

El “Reglamento Disciplinario del Personal de Salud de aplicación en el Servicio Nacional de Salud (SNS), en la red privada y en las asociaciones sin fines de lucro para prevenir la mortalidad materna e infantil”, establece que las faltas cometidas por el personal de salud serán identificadas a partir de una investigación y análisis de los casos por parte de un Comité de Auditoría Clínica del Ministerio de Salud.

Según el reglamento de aplicación obligatoria en todos los establecimientos de salud, las faltas se clasifican en primer, segundo y tercer grado.

Faltas de primer grado

Serán consideradas faltas de primer grado la deficiencia en la gestión del servicio materno infantil, no cumplir con la guardia presencial u horario establecido y la delegación de funciones sin previa autorización o incumplir con los protocolos de atención al embarazo, parto y puerperio y/o la atención infantil, serán castigadas con amonestación escrita.

Suspensión por 90 días

Entre las faltas de segundo grado se encuentran la recurrencia de incumplimiento de los estándares de calidad de la atención, reglamentos, guías y protocolos; la obstrucción de las investigaciones o auditorías, no cumplir con la notificación obligatoria de casos de muerte materna e infantil, entre otras.
Estas conllevan suspensión de hasta 90 días sin disfrute de sueldo para el personal del sector público y la suspensión de la habilitación del personal involucrado por 90 días en los centros privados.

Fuente: El Caribe

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

There was an error fetching the feed.

WP Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com