Cinco falsedades y una verdad de Trump en sus tuits furibundos contra los inmigrantes

El presidente, Donald Trump, ha condensado este domingo en tres mensajes en la red social Twitter su mensaje más duro contra los inmigrantes. Son apenas 114 palabras y sendos signos de exclamación al final de cada mensaje, pero sellan la suerte política de cientos de miles de inmigrantes, si no millones, y condicionan el acuerdo de libre comercio con México y Canadá firmado hace un cuarto de siglo.

Éstas son las verdades y falsedades difundidas hoy por el presidente, que han sacudido el debate sobre inmigración de cara a las elecciones parlamentarias del próximo mes de noviembre.

“Los agentes de la Patrulla Fronteriza no pueden hacer su trabajo de forma apropiada en la frontera por las ridículas leyes liberales (demócratas) como el catch & release”.

FALSO. El director en funciones del servicio de Protección de Fronteras y Aduanas, Kevin K. McAleenan, indicó en febrero, en un acto junto al presidente: “Nos hemos vuelto más efectivos a la hora de proteger nuestra frontera”. Indicó que la cifra de personas que tratan de cruzar de forma ilegal “ha caído dramáticamente” desde la llegada de Trump a la Casa Blanca; hasta su mínimo en 45 años según el presidente, que aun así dijo estar “muy descontento” con esta “impresionante” cifra.

“Se está volviendo más peligroso. Llegan ‘caravanas”.

FALSO CON UN POCO DE VERDAD. La llegada de inmigrantes a la frontera ha caído, como reconocía el propio responsable de la Patrulla Fronteriza. Pero sí es cierto que puede tratarse de una caída basada más en el miedo a las políticas de Trump que en una mayor efectividad de los controles. Es verdad que una caravana de unos 2.500 inmigrantes está cruzando a pie México en dirección a Tijuana con la intención de pedir asilo en la frontera. Pero su impacto en las cifras totales es mínima: entre octubre de 2016 y febrero de 2018 fueron interceptados 200.000 inmigrantes  considerados “inadmisibles”.

“Los republicanos deben ir a por la opción nuclear para pasar leyes más duras”.

FALSO. La opción nuclear a la que se refiere Trump consiste en cambiar las reglas del Senado para que pueda aprobar una reforma migratoria con sólo 51 votos, en vez de con 60. El líder republicano en la Cámara Alta, Mitch McConnell, se ha pronunciado en contra. ¿Por qué decimos que es falso, si se trata sólo de una propuesta? Porque en febrero el Senado votó tres proyectos para reformar las leyes migratorias: dos eran bipartidistas y contaban con la oposición de la Casa Blanca, pero ambos lograron más de 51 votos; fracasaron porque no llegaron a 60. El tercero era el diseñada por la Casa Blanca: logró sólo 30 votos.

En cualquier caso, requeriría además de la aprobación de la Cámara de Representantes, donde los republicanos tienen una mayoría más holgada pero no lo suficiente como para impulsar un proyecto que lleva meses atascado por falta de respaldo.

“¡No más acuerdo sobre DACA!”

FALSO. No hay acuerdo sobre DACA. Trump eliminó el 5 de septiembre este programa, creado en 2010 por el demócrata Barack Obama para evitar la deportación de cientos de miles de jóvenes llegados al país de forma ilegal cuando eran niños de la mano de sus padres. Dio seis meses al Congreso para legislar una solución alternativa, pero todas las propuestas votadas fracasaron por la oposición de la Casa Blanca a cualquier acuerdo que no fuera el suyo, que incluía no sólo una solución para los soñadores sino una reforma integral de las leyes migratorias que afectaría a millones de personas.

En la Cámara de Representantes y en el Senado hay propuestas congeladas a la espera del favor presidencial para salvar a los soñadores. Pero Trump ha supeditado su respaldo a que se aprobaran 25.000 millones de dólares para construir el muro. Los demócratas se mostraron a favor de negociarlo: el Congreso, en manos republicanas, decidió finalmente olvidarse de los soñadores y del muro, ignorando al presidente, que amenazó con vetar una ley presupuestaria porque no incluía sus deseos, pero terminó firmándola (si no, el Gobierno federal habría cerrado por falta de dinero).

“México está haciendo muy poco, si no nada, para frenar el flujo de gente que llega a través de su frontera sur, y de allí a Estados Unidos. Se ríen de nuestras leyes de inmigración. Deben detener a la gente y las drogas que llegan en grandes torrentes, o yo detendré su fuente de dinero, NAFTA. ¡Necesitamos el muro!”.

FALSO. México puso en marcha en 2014 medidas para interceptar y deportar a inmigrantes indocumentados que llevaron incluso a que expulsara a más personas que Estados Unidos.  En 2015, por ejemplo, deportó a más de 150.000 centroamericanos, frente a los 60.000 de 2011. Hay repetidas denuncias del trato inhumano al que someten a los inmigrantes las autoridades mexicanas.

Trump amenaza ahora con finiquitar el acuerdo de libre comercio entre ambos países (que incluye también a Canadá), pero ya dijo que lo iba a cancelar cuando llegó a la Casa Blanca, y lleva meses renegociándolo con la amenaza constante de levantarse de la mesa y acabar con él. Hace unas semanas, aseguró que incluiría la construcción del muro fronterizo en este acuerdo, dado que el Congreso se niega a darle el dinero para la barrera, y México no está dispuesta a pagarla, como prometió Trump en campaña.

“Estos grandes torrentes de gente están intentando aprovecharse de DACA. ¡Lo quieren en el momento!”.

FALSO. No sólo no es cierto sino que además es imposible. Primero, porque DACA está congelada: a falta de una decisión judicial que acabe o continué este programa, el Gobierno no admite ni una solicitud más. Pero, sobre todo, porque para calificar para DACA hay que haber vivido en Estados Unidos desde junio de 2007, entre otros requisitos, de forma que nadie que haya entrado posteriormente podría solicitar este programa aunque siguiera en activo.

 

 

 

 

Fuente: MSN

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

There was an error fetching the feed.

WP Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com