Guacho, De comerciante humilde a el asesino más buscado

Luego de años de patrullaje en la frontera, como guerrillero de las Farc, dominó su geografía. Tras el desarme, usó ese conocimiento para traficar ahora por su cuenta, y también para escabullirse del cerco de las autoridades. “Estamos viviendo las consecuencias del conflicto de nuestro vecino hermano”, dijo el presidente Lenín Moreno, luego de confirmar que Javier Ortega, Paúl Rivas y Efraín Segarra fueron asesinados. Ahora se espera que sean las autoridades de los dos países, en una operación amplia y conjunta, las que atraviesen ese límite fronterizo para dar con los asesinos.

Hace 10 años, Walter Patricio Arizala, quien entonces era un humilde comerciante ecuatoriano, cruzó esa frontera convertido en Guacho, un recluta de la columna Daniel Aldana de las Farc. Se ubicó en las inmediaciones del río Mira, en jurisdicción de Tumaco. Allí fue entrenado en el manejo de explosivos con los que atacó la infraestructura de la región, por la que pasa el oleducto trasandino, uno de los blancos predilectos de la hoy disuelta guerrilla.

Guacho escaló rápido. Se convirtió en un mando medio y de pronto, cuando las tropas guerrilleras avanzaron hacia el desarme, en 2016, él decidió escindirse. Ya conocía las movidas del narco en la región y tenía los contactos para traficar. Entonces jaló alrededor de 250 hombres, según sus propios cálculos, y de mando medio pasó a convertirse en el comandante de la disidencia más peligrosa de las Farc.

El ascenso veloz de Guacho no puede explicarse sin el contexto de la región que conoce al dedillo. Solo en Tumaco se calculan alrededor de 20.000 hectáreas sembradas con coca, la séptima parte de las que hay en todo el país, según las observaciones del 2017. El territorio está plagado de laboratorios de cocaína, y de toda una economía dispuesta para el negocio.

Las bombas de gasolina ubicadas a las orillas ribereñas lo que menos hacen es llenar los tanques de las lanchas, y lo que más, abastecer la cocinas de la droga. Las vías son tan paupérrimas que el cultivo de cualquier producto que no tenga los altos dividendos de la coca es inviable económicamente para los campesinos. Buena parte de la costa pacífica está abierta para que se embarquen desde allí los cargamentos, vía al mar, para que comiencen su travesía hacia el norte del continente.

 

Y en los últimos años, con el desinterés de los narcos colombianos de la ruta gringa de la cocaína, los mismos carteles mexicanos empezaron a enviar a sus emisarios hasta la región, para comprar, como si estuvieran en una subasta, kilo por kilo hasta completar sus cargamentos.

Un territorio tan complejo estaba llamado a convertirse, desde antes de la firma del acuerdo, en un laboratorio de la paz. Si la implementación de lo pactado funcionaba allí, funcionaría en cualquier lado. Pero con el paso de los meses, las apuestas gubernamentales por la erradicación forzada sobre la sustitución de cultivos y el mismo sabotaje de los mismos criminales, sembraron el caos.

Guacho supo fortalecerse en medio del desorden. Fue el año pasado cuando en la zona empezaron a reconocerlo como el líder de un grupo al mando, el que él mismo bautizó como frente Oliver Sinisterra, usando el nombre de un guerrillero con el que compartió tropa en las Farc.

“Cuando comenzamos la intervención en Tumaco hace varios meses, las propias comunidades identificaron a un individuo de origen ecuatoriano, con 26 años de edad, altamente vinculado al mundo del narcotráfico. Desde hace ya meses, el gobierno colombiano lo declaró objetivo de alto valor. Llegó la hora de terminar con la actividad criminal de Guacho”, aseguró el vicepresidencia Óscar Naranjo, quien desde el año pasado asumió la crisis social que se vive en el suroccidente del país.

Leer más…

 

Fuente: MSN

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

There was an error fetching the feed.

WP Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com