Un informe médico del dictador Adolf Hitler datado en 1923 ha confirmado en parte una de las leyendas sobre su persona, al reseñar que padecía criptorquidia, es decir, que sólo uno de sus testículos había descendido al escroto.

El acta fue firmada por el doctor Josef Brinsteiner en la prisión de Baviera donde Hitler fue recluido tras el fallido golpe de estado que protagonizó en Múnich en 1923, y forma parte del libro “Hitler como prisionero en Landsberg am Lech, 1923/24” que acaba de publicar en Alemania el historiador Peter Fleischmann.

Leer mas…

(Foto: Infobae)

20 total views, 1 views today


DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here