Aunque el método más seguro e infalible para bajar unos kilos es cerrar la boca, no cabe duda que el ejercicio es parte fundamental de una rutina si uno quiere no solo estar delgado, sino estar en forma, que es un concepto mucho más profundo que el de tener una buena apariencia física. Estar en forma no es lucir un tipo más o menos estilizado, eso es estar delgado; ni ser capaz de levantar unos cuantos kilos varias veces en el gimnasio, eso es estar más o menos fuerte; sino ser capaz de poner el corazón a trabajar a elevadas pulsaciones durante un periodo de tiempo prolongado. Esto sí es estar en forma.

Normalmente van emparejados los dos objetivos: adelgazar y ponerse en forma. Mucha gente diseña sus planes de entrenamiento para lograr ambos objetivos en base a rutinas de larga duración y baja intensidad, es decir, sesiones de carrera, bicicleta o natación en las que completar muchos kilómetros en la zona baja del umbral aeróbico de cada individuo. Y sí, es un método, una rutina de entrenamiento que asegura lograr ambos retos, pero en un plazo de tiempo más o menos largo. Existe por el contrario, una rutina de entrenamiento que logra rebajar esos kilos de más y lograr un estado de forma óptimo en un plazo de tiempo mucho menor: el entrenamiento de intervalos de alta intensidad; HIT (High Interval Training) en inglés.

El entrenamiento de alta intensidad supone la alternancia de cortos periodos de máximo esfuerzo que se alternan con otros de menor intensidad para recuperar. Las ventajas del entrenamiento de intervalos de alta intensidad son fundamentalmente:

Leer mas…

Fuente: MSN

31 total views, 4 views today


DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here