Una paciente se convierte en un cyborg en su intento de encontrar alivio para el dolor de espalda

0
45

Janet Jay es una ciborg. No, ella no es RoboCop o Darth Vader. Pero comparte una similitud con esos personajes: su cuerpo demasiado humano ha sido actualizado a una máquina.

Un implante de última generación en lo profundo de su espalda estimula su médula espinal,anulando las señales de dolor de su cuerpo para darle un poco de alivio.

En un artículo publicado en el sitio web de Popular Science, Jay describe su experiencia con el dolor y la forma en qué está encontrando alivio.

Ella no está sola en su sufrimiento. Según el Centro Nacional de Estadísticas de Salud, se estima que 25.3 millones de estadounidenses, o el 11.2 por ciento de los adultos estadounidenses, experimentan dolor crónico. Puede interferir con el trabajo y la vida hogareña y dejar a los pacientes debilitados, discapacitados y deprimidos. Así que tiene sentido que Jay aprovechara la oportunidad de experimentar el alivio del dolor a largo plazo con la ayuda de un estimulador de la médula espinal.

Jay presenta los “cómo” y los “por qué” de la estimulación espinal, y pinta una vívida imagen de una vida en agonía, un viaje que ha incluido a médicos escépticos, muchos analgésicos y preguntas sin respuestas sobre el futuro.

Janet Jay

También describe su camino hacia la estimulación espinal, cómo funciona el dispositivo con el cuerpo para evitar el dolor y las barreras a las que se enfrentan los pacientes.

“Incluso para mí, la batalla no ha terminado”, escribe Jay. “Desde esta cirugía, he tenido otra hernia de disco, se ha complicado todo. Mi columna vertebral no está curada y todavía me duele todo el tiempo. Pero el dolor está mucho más controlado, y puedo funcionar mucho mejor en mi nivel actual de incomodidad”.

A medida que aumentan los costos humanos y financieros de la crisis de los opiáceos, la estimulación espinal puede volverse más popular, aunque sea costosa. Jay afirma que tuvo suerte: su seguro cubrió gran parte de la factura de seis cifras para el procedimiento.

Popular Science


DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here