¿Es posible “desintoxicar” nuestro cuerpo?

0
45

Desde el punto de vista nutricional, encontrar alternativas para combatir el ambiente tóxico en el que nos encontramos resulta de gran interés. El debate sobre utilizar los alimentos como herramientas que colaboren a reducir los efectos dañinos de una alimentación procesada parece tener buenas intenciones.

Se considera la desintoxicación como una tarea normal de nuestro sistema inmunológico que incluye la movilización, transformación y eliminación de elementos tóxicos cuyo origen puede ser externo o interno (Altern Ther Health, 2015). Es decir, un proceso que ocurrirá de forma invariable porque es un mecanismo propio de nuestro organismo. Se entiende que el término podría ser utilizado bajo múltiples contextos por lo que ha creado cierta confusión.

¿Cuál es el problema?

Múltiples entidades utilizan el término desintoxicación o detox(Abreviación de la palabra en inglés Detoxification) para ofrecer una variedad de productos que prometen resultados no realistas. Entre ellos podemos destacar:

– Dieta a base de jugos con verduras por períodos de tiempo específicos para pérdida o control de peso.

– Supuestas pastillas o cápsulas con sustancias “naturales” que “limpian” sus órganos (ej. hígado o intestinos).

– Bebidas en forma de té, vinagre de manzana, enemas de café y otros suplementos.

¿Cuál es el rol de los alimentos en la desintoxicación?

La fibra presente en las frutas y verduras ha mostrado beneficios en la interacción enzimática de algunos procesos de eliminación de toxinas, así como, nos proveen beneficios a nivel intestinal. Vitaminas del grupo B, especies como la cúrcuma, cereales integrales como el arroz, han mostrado beneficios en algunos estudios realizados en animales sobre procesos de eliminación de toxinas. Estando todos estos elementos dentro de las recomendaciones de una dieta saludable convencional.

No contamos con evidencia que pueda establecer un nivel de desintoxicación. Las intoxicaciones por alimentos, alcohol o fármacos son situaciones identificables, de las que sí existen métodos de tratamiento, pero que no guardan relación con la desintoxicación propuesta actualmente.

Si incluye frutas y verduras, ya sea en batidas o enteras, realícelo de forma equilibrada y consciente, pues no contamos con una salida fácil para compensar los excesos en el consumo de alimentos, alcohol y la falta de actividad física.

Tenga la convicción de que ningún programa que incluya la “desintoxicación” está fundamentado en medicina de alto nivel y evidencia científica.

Nutrióloga Clínica.

Escríbanme sus comentarios a:

erikapereznutricion@gmail.com

Instagram: dra.erikaperezl


DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here