La secta ultraortodoxa judía asentada en Guatemala y envuelta en un escándalo por secuestro infantil

0
405

La prensa sensacionalista de Israel los bautizó como los “talibanes judíos”. Sin embargo, incluso sus críticos consideran desproporcionado que se aplique una etiqueta semejante a Lev Tahor, una controversial secta ultraortodoxa judía.

“Lev Tahor es un grupo devoto, incluso excesivamente devoto, de judíos. Los talibanes han estado asociados con el uso de la violencia extrema y la destrucción en busca de imponer su punto de vista sobre las personas bajo su control”, escribió en 2014 Elon Gilad, un colaborador del diario israelí Haaretz

“De hecho, la única razón por la que le prensa israelí les bautizó como ‘talibanes judíos’ es el hecho de que las mujeres en Lev Tahor visten con ropa negra de la cabeza a los pies, que es cómo los talibanes establecen que deberían lucir las mujeres”, agregó Gilad.

Sin embargo, la polémica que rodea a este grupo religioso -actualmente establecido en Guatemala- va mucho más allá de su ultraconservadora vestimenta.

La semana pasada, cuatro miembros de Lev Tahor fueron detenidos y acusados de secuestro de menores ante un tribunal de Nueva York.

Los cargos se relacionan con la desaparición de Chaim Teller, de 12 años, y su hermana Yante Teller, de 14, quienes fueron encontrados por las autoridades en la municipalidad de Tenango del Aire, unos 40 kilómetros al sur de la Ciudad de México.

Según la acusación, los adolescentes habían sido secuestrados el pasado 8 de diciembre cerca de su hogar en la localidad de Woodridge (Nueva York) por miembros de Lev Tahor, quienes planeaban llevarlos de vuelta al campamento del grupo en Guatemala.

Los menores habían escapado de allí hace mes y medio junto a su madre, quien denunciaba el “extremismo” de la secta y quien, luego, informó a las autoridades sobre la desaparición de sus hijos.

Entre los imputados por el suceso se encuentra Nachman Helbrans, líder de la secta y hermano de la madre de los menores.

Ultraortodoxos y antisionistas

Lev Tahor, cuyo nombre en hebreo significa “corazón puro”, fue fundada en Jerusalén en la década de 1980 por el rabino Shlomo Helbrans.

Se estima que cuenta con varios centenares de miembros, entre 250 y 500.

El grupo practica muchas de las costumbres del jasidismo, una corriente ortodoxa y mística del judaísmo, pero en su aplicación son incluso más estrictos.

Así como en su vestimenta las mujeres deben estar cubiertas con ropa negra de pies a cabeza, apenas dejando a la vista su rostro, los hombres visten de negro, cubren sus cabezas con sombrero y nunca se afeitan la barba.

Su alimentación se basa en una dieta que sigue las leyes del kashrut, el conjunto de normas bíblicas que establecen cuáles son los alimentos aptos (kósher) que pueden ingerir los practicantes del judaísmo.

Sin embargo, en esto también siguen una versión más extrema. La mayor parte de sus comidas son hechas en casa con el uso de ingredientes naturales y no procesados.

No comen pollos ni huevos de gallina, por considerar que han sido manipulados genéticamente. Sí consumen, en cambio, gansos y sus huevos. Tampoco comen arroz, cebollas verdes o vegetales con hojas, por temor a que tengan algún insecto.

En el caso de los demás vegetales y las frutas, siempre le quitan la piel antes de consumirlos, incluso en el caso del tomate.

En cuanto a las bebidas, solamente beben leche de vacas que ellos mismos puedan ordeñar y elaboran su propio vino.

Los niños, por su parte, no pueden comer golosinas que hayan sido compradas en una tienda. Sus dulces, así, deben limitarse al consumo de chocolate hecho en casa o a frutas, frutos secos y semillas.

Su relación con la tecnología también está extremadamente limitada, pues evitan el uso de aparatos electrónicos, incluyendo la televisión y las computadoras.

Por otra parte, pese a ser un grupo religioso judío su postura política es contraria al sionismo, por el temor a que la fe judía sea reemplazada por el nacionalismo secular en el estado de Israel.

Pese a sus posturas extremas, los miembros de esta secta consideran que operan plenamente dentro de las fronteras de la tradición y de las normas religiosas judías y que, en realidad, no hay nada nuevo ni diferente en lo que hacen.

“Ellos se ven como los únicos que están siguiendo el verdadero camino, como los guardianes de las murallas, como los defensores de la última llama que queda en el mundo judío. Sienten desprecio por otras ramas del jasidismo, a las que consideran como demasiado transigentes y las califican como despreciables y degeneradas”, escribió Shay Fogelman, un periodista de Haaretz que en 2012 tuvo la rara oportunidad de pasar cinco días conviviendo con los miembros de la comunidad Lev Tahor.

“El requisito básico exigido a los miembros de Lev Tahor es simple: venerar y servir a Dios en todo momento, con toda su alma y corazón. Sus bibliotecas solo tienen libros judíos. En sus casas no hay televisores, radios o computadoras. Conceptos como el de tiempo libre, ampliar los propios horizontes o buscar el desarrollo personal, en su estricto sentido occidental, no existen aquí”.

“Las paredes de sus casas carecen de cualquier decoración; no hay fotos, amuletos, fotografías de rabinos. En la mayor parte de los casos, los únicos adornos son los candelabros, las menorás o los objetos religiosos de plata, todos guardados en una caja de vidrio”, agregó.

En paralelo a esta descripción de la vida austera de entrega religiosa de la secta han surgido en los últimos años varias acusaciones en torno al uso de formas extremas y violentas de control sobre sus miembros, incluyendo el uso de castigos corporales contra menores y el matrimonio forzoso de mujeres menores de edad con hombres mayores.

Estas denuncias han sido formuladas por parte de exmiembros de la secta y de sus familiares.

Controversias y expulsiones

En 1990, el rabino Shlomo Helbrans trasladó al grupo a Estados Unidos, donde estableció una escuela judaica en Brooklyn.

Pocos años después, Lev Tahor enfrentaría sus primeros problemas con la ley.

En 1993, Helbrans fue arrestado en Nueva York acusado de haber secuestrado a un adolescente que estaba estudiando con él para prepararse para su bar mitzvah, el ritual religioso que marca el inicio de la transición a la adultez en el judaísmo.

Los padres del menor acusaron a Helbrans de intentar “lavarle el cerebro” a su hijo,mientras que el rabino les acusó de abusar del niño.

Al final, un tribunal condenó por secuestro a Helbrans, quien pasó dos años en prisión hasta conseguir la libertad condicional en 1996.

En el año 2000, el rabino fue deportado a Israel, donde no permaneció mucho tiempo pues decidió establecerse junto a su comunidad en la provincia de Quebec (Canadá).

La secta, entonces, se asentó en Sainte-Agathe, un pequeño pueblo de unos 10.000 habitantes, ubicado a unas dos horas de distancia en auto de Montreal.

Pero allí también surgieron nuevas denuncias en contra del grupo, que fue acusado en 2013 por los servicios sociales de negligencia infantil.

Según informó la prensa local en aquel momento, las autoridades canadienses estaban preocupadas por la salud e higiene de los menores, así como por su educación pues -al parecer- estos niños que son educados en casa no estaban adquiriendo las competencias básicas en matemáticas.

Poco después, los miembros de la secta abandonaron el país para establecerse en San Juan La Laguna (Guatemala), una localidad habitada principalmente por indígenas mayas.

En ese lugar no fueron bien acogidos. Tras varios meses de desencuentros, el consejo de ancianos de San Juan decidió expulsar al grupo por considerar que sus miembros rechazaban a los pobladores locales, se negaban a saludar, mezclarse e incluso hablar con los habitantes.

“Nos sentimos intimidados por ellos en las calles. Pensamos que quieren cambiar nuestra religión y nuestras costumbres”, dijo entonces Miguel Vásquez Cholotio, un integrante del consejo de ancianos a la agencia Reuters.

Para forzar su salida, las autoridades locales les dieron un ultimátum y les amenazaron con cortarles el acceso a los servicios públicos.

La secta decidió reubicarse en Ciudad de Guatemala, donde su sede fue luego allanada por fiscales del Ministerio Público que investigaban si allí había casos de maltrato infantil.

En 2016 volvieron a trasladarse a la localidad de El Amatillo, en el municipio Oratorio, a unos 80 kilómetros de Ciudad de Guatemala.

Un año más tarde, la prensa israelí publicó informaciones sobre la muerte de Helbrans, supuestamente ocurrida mientras realizaba un ritual religioso en un río en Chiapas (México). Fue entonces cuando se supo sobre los supuestos planes del culto para intentar cambiar nuevamente de país.

Sin embargo, tras el fallecimiento de su fundador y las acusaciones por secuestro de menores contra de su nuevo líder no queda claro cuál es el futuro que le espera a Lev Tahor.


DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here