La máquina iraní que detecta el coronavirus

0
84

Desde que se confirmó la aparición del coronavirus el 19 de febrero, Irán ha buscado maneras para intentar controlar la expansión del virus en el país, que en un primer momento se pensó que se salía de control. Ha habido controles masivos que habrían alcanzado al 90% de la población, pruebas con cócteles de fármacos que se aseguran exitosas, al igual que lo habrían sido las transfusiones de plasma que tan bien han funcionado en otros países. Hoy, en palabras del presidente Hasan Rohani, el país lo ha hecho mucho mejor que otros y desde hace dos días se ha logrado reducir la cifra de muertos. De los 76.389 casos positivos que reconoce el Gobierno, 47.000 enfermos se han recuperado y 4.777 han fallecido.

Pero la última innovación en esta lucha, y que fue presentada a bombo y platillo ayer en la televisión pública iraní, ha llegado por parte los Guardianes Revolucionarios, que en las últimas semanas han tomado el liderazgo en la batalla contra el virus. El aparato, que era presentado por su máximo jefe, consiste en una especie pistola con una antena que, aseguran, tiene la capacidad de detectar la presencia del virus en un diámetro de cien metros, sin prueba de sangre y en tiempo estimado de sólo cinco segundos.

“La base de este aparato es crear un campo magnético con base en un virus bipolar dentro del aparato; de esta manera la antena puede enfocarse en cualquier lugar que esté infectado con el virus dentro de un diámetro de cien metros ”, explicaba el general Hosein Salami mientras uno de sus hombres mostraba cómo funciona a este aparato que consta de una pequeña antena parabólica y una especie de antena que se parece a aquellos detectores de explosivos utilizados no sin cuestionamientos en países como Irak.

Esta intervención del general Salami ha sido una de tantas que han hecho él y otros generales de los Guardianes Revolucionarios que, según aseguran observadores locales, han utilizado la coyuntura del coronavirus para lanzar una campaña que tiene como objetivo mejorar su imagen después del derribo del avión con 176 pasajeros el pasado enero. Pero también ha sido una oportunidad para tomar ventaja en esa competencia a fuego lento que esta institución de origen paramilitar, libra desde hace años con el gobierno de Rohani por el control del país.

“Quieren demostrar que sí pueden gobernar”, dice un analista local que pide no dar su nombre. En estas semanas han liderado ejercicios de defensa biológica en 300 localidades. Y días atrás desde esta institución se aseguraba que los comandantes donarían el 20%de su sueldo a aquellas personas que han perdido su trabajo. El mismo Salami anunciaba que los Guardianes, junto con otras fundaciones benéficas cercanas al ala dura de régimen, repartirían suministros entre 3,5 millones de familias antes del inicio de ramadán el 24 de abril.

El anuncio de los Guardianes llegó en un momento en que las críticas a las medidas adoptadas por el Gobierno se hacían mayores, especialmente en lo que tiene que ver con el apoyo a millones de familias afectadas por el coronavirus. La presión llevó a Rohani a anunciar que el Gobierno correría con el 12% de los intereses que cada familia iba tener que pagar por el crédito de un millón de tomanes –alrededor de 62 dólares al cambio no oficial– que se entregará en los próximos días.


LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here